César Manrique, Hijo Predilecto de Arrecife

César Manrique, Hijo Predilecto de Arrecife

“El Pleno del Ayuntamiento de Arrecife tiene la maravillosa oportunidad de ennoblecerse a sí mismo reconociendo los méritos y valores de César Manrique Cabrera al otorgarle, a título póstumo, la distinción de considerarle Hijo Predilecto”, exclamó la alcaldesa, Eva de Anta, ante un salón de plenos abarrotado.

El Pleno Extraordinario del Ayuntamiento de Arrecife, presidido por su máxima representante, aprobó de forma unánime otorgar a  César Manrique el título honorífico Hijo Predilecto de la ciudad.

“Hoy, como alcaldesa de la ciudad, tengo el honor y el privilegio de proponer a quienes integran la corporación que sumen sus votos para el reconocimiento unánime de tal distinción”, añadió Eva de Anta.

La alcaldesa de Arrecife leyó la propuesta de resolución ratificada hoy por todos los grupos políticos en sesión plenaria extraordinaria:

“Nombrar Hijo Predilecto de la ciudad de Arrecife a título póstumo a Don César Manrique Cabrera, por la relevancia de su trayectoria profesional, que supuso una innovación en la pintura, arquitectura y el urbanismo, de manera particular en la ciudad de Arrecife, donde nació, pero también en la isla de Lanzarote, en Canarias y en otros puntos de la geografía nacional e internacional”.

“Por los méritos notables que concurren en su figura como pintor-escultor arquitecto-urbanista y también como activista, reconocidos desde distintas instituciones y colectivos que han manifestado su apoyo a este reconocimiento, destacando las circunstancias excepcionales que han marcado su dilatada y fecunda labor”.

Activismo y generosidad.- Tal y como señaló Eva de Anta, el artista polifacético (pintor-escultor-arquitecto-urbanista) fue capaz de cultivar también su faceta de activista en el más amplio y completo sentido del término.

“César obligó a una sociedad inmersa en un presente vertiginoso a reflexionar sobre lo incierto de su futuro apoyándose sólidamente en un pasado que no podía ni debía ser ignorado”, recordó.

“Al igual que fue capaz de advertir sobre las amenazas que aguardaban a la vuelta de los años, al igual que tuvo la visión que permitió a Lanzarote colocarse en vanguardia en el uso inteligente del territorio y sus paisajes, César tuvo la clarividencia de considerar que para que su legado pudiera ser de todas y todos no podía quedar en tierra de nadie y, con esa generosidad que exige ser reconocida, constituyó la Fundación que lleva su nombre, instituyéndola como heredera universal y administradora de ese legado”, añadió la alcaldesa.