El Ayuntamiento de Tías participa en el Proyecto ARBol y coloca cajas para reciclar bolígrafos

El Ayuntamiento de Tías participa en el Proyecto ARBol y coloca cajas para reciclar bolígrafos

“Si no escribe, no lo tires”, éste es el lema del Proyecto ARBol en el que participa desde la semana pasada el Ayuntamiento de Tías. El Ayuntamiento, gobernado por PSOE, Lanzarote Avanza (LAVA) y Lanzarote en Pie-Sí Podemos, se adhirió la semana pasada  a esta iniciativa regional impulsada por estudiantes de Química del IES Politécnico Las Palmas con la colaboración de las dos universidades canarias y el Ejecutivo autonómico.

“Queremos dar ejemplo apoyando los pequeños pasos que se están dando para cuidar nuestro entorno. En las dependencias del Ayuntamiento se genera mucho residuo de material de escritura, por lo que ya hemos empezado a colocar las cajas para que no se tire ni un bolígrafo más al vertedero”, declara la concejala de Medio Ambiente, Carmen Gloria Rodríguez.

Rodríguez explica que el proyecto ARBol incluye la distribución de contenedores específicos para instrumentos de escritura inservibles en ayuntamientos, cabildos, dependencias del Gobierno de Canarias y bibliotecas públicas, “pero nosotros hemos querido comenzar ya preparando otras cajas para poder reciclar de inmediato mientras llegan los recipientes específicos”.

Según información del proyecto ARBol (Acción para el Reciclaje de Bolígrafos y otros instrumentos de escritura inservibles), esta iniciativa fue iniciada en 2015 por un grupo de estudiantes del CFGS Química Ambiental del IES Politécnico Las Palmas “para colaborar con el programa creado por la Fundación TerraCycle y Bic para la recuperación y reciclaje de elementos de escritura que han llegado al final de su vida útil (http://www.terracycle.es/es/brigades/6)”.

A través de este programa, la Fundación TerraCycle se encarga de la recogida de los instrumentos de escritura inservibles aportados por cada centro colaborador, para su posterior envío a la recicladora más cercana, ubicada en Francia. Este programa, que opera en España desde el 2011, no incluye a las regiones periféricas como las Islas Canarias, Islas Baleares, Ceuta y Melilla por los problemas derivados del transporte desde estas zonas geográficas.

Desde que comenzó, se ha conseguido recuperar más de dos toneladas y media de este tipo de residuos que tendrán la oportunidad de convertirse en nuevos objetos.