• Inicio »
  • MUSEOS »
  • El Museo de Historia de Arrecife mantiene la entrada libre hasta el 28 de febrero
El Museo de Historia de Arrecife mantiene la entrada libre hasta el 28 de febrero

El Museo de Historia de Arrecife mantiene la entrada libre hasta el 28 de febrero

El Ayuntamiento de Arrecife ha informado que el Museo de Historia de Arrecife Castillo de San Gabriel mantendrá el acceso gratuito a turistas y ciudadanía hasta el próximo 28 de febrero, en su horario de diez a cinco de la tarde, de lunes a sábados.

La decisión responde al interés del grupo de Gobierno de facilitar a los vecinos y vecinas de la capital y de la isla un primer acercamiento a la instalación, que fue inaugurada como espacio expositivo el pasado mes de diciembre.

“Somos conscientes de que profundizar en los contenidos del Museo exige de un tiempo que muchas veces no tenemos; los aficionados a la Historia o las personas que deseen conocer a fondo el devenir de nuestra ciudad podrán iniciar el contacto con los contenidos en una primera visita con esta oferta de puertas abiertas”, comenta la concejala de Cultura, Eva de Anta.

Además, según señala,  “los particulares, asociaciones y colectivos que se organicen tienen una oportunidad de oro para recorrer el Castillo sin coste alguno hasta finales de febrero”.

A los atractivos paisajísticos y naturales de la marina de Arrecife y a los valores patrimoniales que presenta el Castillo de San Gabriel, un monumento histórico del siglo XVI, se le suman desde finales del pasado año los contenidos del museo que alberga la fortaleza en su interior y que ofrecen al visitante una muestra de la geología, los paisajes, la flora, fauna e historia de Arrecife en el marco de la isla de Lanzarote.

Además del propio edificio, que ya de por sí presenta una enorme relevancia, las diferentes dependencias del castillo acogen una exposición permanente con contenidos seleccionados que siguen un discurso narrativo a través de los distintos periodos históricos, deteniéndose en los principales acontecimientos que determinaron la vida de los lanzaroteños en general y de los arrecifeños en particular.