El Renault Juan Toledo se impone al Zonzamas en la Copa de Canarias

El Renault Juan Toledo se impone al Zonzamas en la Copa de Canarias

Los dos equipos lanzaroteños de la División de Honor Plata Femenina continúan con su puesta a punto

En la noche del miércoles se puso en marcha una nueva edición de la Copa de Canarias de Balonmano Femenino, quedando encuadrados en el grupo B los tres equipos lanzaroteños de la División de Honor Plata Femenina. CB Lanzarote Zonzamas y Renault Juan Toledo San José Obrero, se enfrentaban en la jornada inaugural de la competición, partido que se decantaba del lado de las chicas entrenadas por David Betancort. El San José Obrero ganaba por 17 a 22 y se apuntaba los primeros puntos de la competición.

Los primeros minutos fueron dominados por el CB Lanzarote Zonzamas. Las batateras hacían circular el balón con criterio en ataque, finalizando muchas de las acciones desde las posiciones de los extremos. Por su parte, el Renault Juan Toledo se mostraba muy precipitado en ataque, perdiendo balones con facilidad, y permitiendo que el Zonzamas lograra una ventaja de dos goles (3-1).

Una exclusión de Nisamar Ramos fue aprovechada por el Juan Toledo Renault Lanzarote para darle la vuelta al marcador. África Rodríguez establecía el empate, Nabila Harchaouin puso a su equipo por delante y Diana Martín aumentaba la diferencia (3-5). A diferencia de su rival, el CB Lanzarote Zonzamas no supo aprovechar la inferioridad de su rival, siendo Andrea Gómez la que se encargaba de romper el parcial de 0-5 de las visitantes (4-6).

El Renault Juan Toledo Lanzarote San José Obrero llegó a disponer de una renta de seis goles en la primera parte del encuentro. Diana García para las locales volvía a romper un nuevo parcial de 0-4. Con el marcador de 7 a 12 se llegaba a la conclusión de los primeros 30 minutos de partido.

En la segunda parte se evidenció que los dos equipos están en plena pretemporada, siendo más habituales los errores en defensa y en ataque. Un período mucho más abierto, con pérdidas de balón en la circulación y con robos en defensa que permitieron montar contragolpes. Además, en las jugadoras del CB Lanzarote Zonzamas se acumulaba el cansancio, disponiendo sólo de dos jugadoras de refresco en el banquillo para hacer sustituciones.