• Inicio »
  • SOCIEDAD »
  • El Vivero de Empresas de la Cámara tutela un proyecto pionero de servicio integral de drones y ROVs
El Vivero de Empresas de la Cámara tutela un proyecto pionero de servicio integral de drones y ROVs

El Vivero de Empresas de la Cámara tutela un proyecto pionero de servicio integral de drones y ROVs


La última hazaña de estos indiscretos aparatos ha sido durante la pandemia del Coronavirus. En el confinamiento los drones han jugado un papel clave vigilando el cumplimiento de las medidas de seguridad.


  • Un reciente estudio realizado en la Unión Europea, prevé que en 2035 el sector de los drones dará empleo directamente a 100.000 personas y generará un impacto económico superior a los 10.000 millones de euros al año.
  • Juan José Canosa, fundador de Exo Drone Service, es piloto profesional de drones y ROVs e instructor de vuelo. Es además técnico especialista y ofrece servicios de alquiler, trámites, seguros y permisos.

Desde hace algunos años los drones se imponen como herramienta indispensable de trabajo en el rescate de personas, en la supervisión de infraestructuras, en el apoyo a la extinción de incendios, en agricultura o en la medición de terrenos para la realización de cartografías. Poco a poco, se está produciendo una revolución tecnológica en la que las aeronaves no tripuladas -que van desde modelos de pocos gramos hasta varias toneladas de peso-, han aumentado las capacidades humanas para abarcar fácilmente grandes espacios abiertos, o para acceder a puntos concretos desde el aire sin necesidad de costosas instalaciones.

La última hazaña de estos indiscretos aparatos ha sido durante la pandemia del Coronavirus. En el confinamiento los drones han jugado un papel clave, vigilando el cumplimiento de las medidas de seguridad decretadas o incluso advirtiendo mediante sistemas de megafonía frente a posibles infracciones. Pero la tecnología nos permite ir un paso más allá: los dispositivos profesionales más avanzados ya disponen de cámaras térmicas, con las que se podrían llegar a detectar personas con fiebre en medio de una multitud.

Exo Drone Service está en el Vivero de Empresas de la Cámara

La primera y única empresa dedicada al servicio integral de drones y ROVs sumergibles se acaba de instalar en el Vivero de Empresas de la Cámara de Comercio de Lanzarote y La Graciosa. Juan José Canosa, al frente de Exo Drone Service, abarca todo el abanico de servicios vinculados a estos vehículos aéreos y marítimos no tripulados: venta de equipos, alquiler, formación de pilotos, seguros, trámites y permisos para operaciones aéreas. 

El papel de los drones en incendios y emergencias

Canarias va rezagada respecto a otros lugares en la implantación de esta tecnología. Según Juan José Canosa, nuestro país lleva años de retraso respecto a Alemania, por ejemplo, desde donde importan al archipiélago los drones DJI, marca que domina el mercado tanto de equipos lúdicos como profesionales. En este país europeo, los drones ya están implantados en la práctica totalidad de los servicios de emergencia y su uso es también masivo en multitud de otros usos. En nuestro archipiélago, estos aparatos jugaron un papel muy importante en la lucha contra los últimos incendios. Sin embargo, el parque de equipos en las islas todavía es muy limitado, según explica Canosa de Exo Drone Service. Recientemente su empresa ha cerrado un contrato con la Jefatura Local de Policía de Corralejo y con el Parque de Bomberos de La Oliva para proveerles de dos aeronaves no tripuladas de última generación. Canosa, que también es un acreditado formador, es el encargado de impartir el curso de pilotaje, en colaboración con la Escuela de Pilotos Canavia, para 12 policías y 6 bomberos.

La evolución de las aeronaves no tripuladas es un hecho imparable. Un reciente estudio realizado en la Unión Europea, prevé que en 2035 el sector de los drones dará empleo directamente a 100.000 personas y generará un impacto económico superior a los 10.000 millones de euros al año.

Un proyecto canario con drones

En ámbitos como la agricultura empiezan a aparecer proyectos que reafirman su tendencia de implantación. Es el caso del proyecto APOGEO, que desarrolla conjuntamente la Dirección General de Agricultura del Gobierno de Canarias, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas y la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, y que tiene como fin implantar el uso de drones en la detección precoz de plagas en la viticultura, favoreciendo así un aumento de los rendimientos sin asumir grandes costes a cambio.