Fotonoticia, Encuentro de los trabajadores de los Centros con Jesús Soto

Fotonoticia, Encuentro de los trabajadores de los Centros con Jesús Soto

El presidente del Cabildo de Lanzarote, Pedro San Ginés, y el consejero delegado de los Centros de Arte, Cultura y Turismo, José Juan Lorenzo, se dieron cita en el cementerio de San Román, en Arrecife, para participar en el Encuentro con Jesús Soto que, organizado por los trabajadores de los CACT, tuvo lugar en la mañana de hoy, lunes, 6 de mayo, en el decimosexto aniversario de su muerte. El acto contó con la presencia de familiares y amigos del artista.

El técnico de la Casa de los Volcanes y del Laboratorio de Geodinámica de la Casa de los Volcanes, Orlando Hernández, fue el encargado de glosar la figura del artista, una persona que “encarnaba arte y ciencia, tal y como mostraba en sus obras algo, al parecer, tan sencillo pero que sólo está al alcance de unos privilegiados”. Hernández reveló que los grandes secretos de “este artista multidisciplinar adelantado a su tiempo fueron el trabajo constante y el amor por todo lo que hacía. La Cueva de los Verdes, la Ruta de los Volcanes y la Casa de los Volcanes son sólo una muestra de la grandeza de su legado, de su conocimiento y de su arte” concluyó.

Por su parte, el presidente del Cabildo de Lanzarote, Pedro San Ginés, indicó que es “muy importante que recordemos a uno de nuestros hijos más ilustres, en este caso, hijo adoptivo, en un acto muy emotivo, como cada año, aunque este año más porque estaban todas sus hijas pero es la primera ocasión en la que no estaba su mujer, fallecida el pasado mes de enero”.

El párroco de las iglesias de Valterra y de Altavista, Nicanor Bermúdez, rezó una oración en memoria del artista y de su mujer, después de que el presidente del Cabildo, una de las hijas de Jesús Soto y un representante de los trabajadores depositaran varios ramos de flores en su tumba.

Jesús Soto

Jesús Soto nació en Fuerteventura en 1928. Siendo muy joven, se trasladó a Lanzarote, donde creó su propia empresa de iluminación, a la que se encargó la adecuación de la Cueva de los Verdes, el primero de los Centros de Arte, Cultura y Turismo, inaugurado oficialmente en 1964. Su buen hacer hizo que trabajara para el Cabildo de Lanzarote el resto de su vida como maestro artístico, estando vinculado estrechamente en la creación de los CACT.

Soto fue uno de los primeros técnicos que desarrolló un “sentido estético” en el patrimonio arquitectónico y natural de Lanzarote. La imaginación, la creatividad, el conocimiento técnico y el respeto absoluto por la naturaleza de la isla fueron los sellos inconfundibles del trabajo de este hombre, reconocido como Hijo Adoptivo de Lanzarote en el año 2002.

Jesús Soto falleció en Lanzarote en 2003. Además de la huella que dejó en los Centros, diseñó la plaza Simón Bolivar, en Arrecife, y el Lagomar, en Nazaret. El altar de la iglesia de San Ginés, los jardines del Hotel Beatriz, la plaza de la iglesia de la Magdalena, en Masdache, una discoteca en Playa Honda, varias casas en Arrecife y Puerto del Carmen, además de un palacio en Arabia Saudí y una vaguada en Madrid son otras obras de su extraordinario currículo.