• Inicio »
  • CULTURA »
  • Las Cámaras de Comercio de Lanzarote y Fuerteventura respaldan el nuevo servicio de remolcadores de la Autoridad Portuaria de Las Palmas
Las Cámaras de Comercio de Lanzarote y Fuerteventura respaldan el nuevo servicio de remolcadores de la Autoridad Portuaria de Las Palmas

Las Cámaras de Comercio de Lanzarote y Fuerteventura respaldan el nuevo servicio de remolcadores de la Autoridad Portuaria de Las Palmas

Los Puertos de Lanzarote y Fuerteventura van a contar con la cobertura obligatoria del servicio de remolque por primera vez en la historia.

Hasta la fecha, las islas de Lanzarote y Fuerteventura han tenido un servicio de remolque que no se ajustaba a las necesidades de la actividad del puerto. No existían unas condiciones mínimas de obligado cumplimiento para las empresas, y el servicio prestado, en determinados momentos, ha causado situaciones complicadas para los puertos.


Además, durante los últimos años, los puertos de Arrecife y Puerto del Rosario han aumentado progresivamente su actividad, con mayor número de operaciones que requieren del servicio de remolque ya que las embarcaciones son más grandes. A esto se le une la situación del Puerto de Arrecife, en el que, debido a las últimas ampliaciones de sus infraestructuras, tiene un nuevo diseño que hace aún más necesario contar con un servicio de remolque más eficiente y de solvencia.


Las Cámaras de Comercio de Fuerteventura y Lanzarote y La Graciosa se habían dirigido a la Autoridad Portuaria para trasladarle la necesidad de regularizar el servicio y dotarlo de los medios necesarios. Por ello, desde estas instituciones se respalda y apoya a la Autoridad Portuaria en este importante paso. Todos los puertos requieren de un servicio en plenas condiciones de calidad y solvencia, ya que en la actualidad se está realizando en precario a través de autorizaciones anuales. Pero lo que es más significativo, con esta nueva regulación los puertos de Arrecife y Puerto del Rosario lograrán garantizar de modo permanente uno de los servicios más importantes de todo puerto.