El Ayuntamiento de Arrecife instala un dispositivo en El Reducto para proteger la Zostera noltei

El Ayuntamiento de Arrecife instala un dispositivo en El Reducto para proteger la Zostera noltei


De esta forma, se cumple el requerimiento de la Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias


La Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Arrecife, en colaboración con el Club de Actividades Subacuáticas Pastinaca, ha procedido esta mañana a la instalación de un dispositivo de protección a la mancha formada por la especie de fanerógama marina Zostera noltei, presente en la Playa del Reducto, cumpliendo así el requerimiento recibido al respecto desde la Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias.

“La adopción de medidas cautelares es esencial para la supervivencia de la Zostera noltei, a la espera de la aprobación del Plan de recuperación de esta especie”Carmen Delgado
El área que se ha delimitado cubre entre 16 y 20 metros cuadrados, por lo que los usuarios de la playa no se verán afectados en modo alguno.

Para que la delimitación de la zona sea real y eficaz se han colocado pequeños muertos o cuerpos pesados rodeando el parche de Zostera noltei (siempre respetando una distancia tampón al mismo para no afectarle de ninguna manera) conectados entre ellos por una cadena plástica flotante que servirá de valla en los momentos de marea baja y que quedará sumergida durante la alta.

 

La concejal de Medio Ambiente, Carmen Delgado, que esta mañana ha supervisado personalmente la instalación del dispositivo, ha recordado que tras apreciarse una regresión del parche detectado en mayo de 2017, “la adopción de medidas cautelares es esencial para la supervivencia de la Zostera noltei, a la espera de la aprobación del Plan de recuperación de esta especie”.

La especie Zostera noltei es una fanerógama marina conocida comúnmente “seba fina”. En el archipiélago canario, desde los años 70, se ha identificado su presencia, documentándose praderas en las islas de Gran Canaria, Fuerteventura (aunque en ambos casos no han podido ser confirmadas por otros autores), y en el área litoral de Arrecife en Lanzarote. Desde hace varias décadas, esta última localidad constituye el único reducto donde se ha localizado esta especie en el archipiélago canario.

Esta especie se incluye dentro de la categoría de “En peligro de extinción” en el Catálogo Canario de Especies Protegidas publicado en 2010, a la vez que en el Catálogo Nacional se encuentra actualmente dentro de la categoría de “Vulnerable”.