• Inicio »
  • TURISMO »
  • El Cabildo de Lanzarote devuelve a Arrieta el Juguete de Viento ‘Veleta’ totalmente restaurado
El Cabildo de Lanzarote devuelve a Arrieta el Juguete de Viento ‘Veleta’ totalmente restaurado

El Cabildo de Lanzarote devuelve a Arrieta el Juguete de Viento ‘Veleta’ totalmente restaurado


La última intervención y trabajos de mantenimiento realizados a esta escultura móvil de César Manrique, fueron ejecutados hace 13 años tras los daños sufridos por el Delta


Los trabajos han contado con el asesoramiento del trabajador jubilado del Cabildo, soldador y unas de las manos que César Manrique empleó para construir este Juguete del Viento en 1990

 

El Juguete del Viento ‘Veleta’, escultura móvil diseñada y construida en 1990 por el artista lanzaroteño César Manrique, vuelve a lucir en su emplazamiento originario, la glorieta de Arrieta, en el municipio de Haría, totalmente restaurado gracias a los trabajos de mantenimiento realizados por el Cabildo de Lanzarote, a través de la Consejería de Obras Públicas que dirige Saray Rodríguez.

La consejera de Obras Públicas se desplazó esta mañana al municipio norteño para estar presente durante la instalación de “esta espectacular y pesada escultura pintada de rojo que se mueve lentamente y señala la dirección del viento, cuya última restauración fue realizada hace 13 años, tras los daños sufridos por el temporal Delta”.

“Más de una década después, el Parque Móvil del Cabildo de Lanzarote desmontó, en el pasado mes de junio, el Juguete del Viento de Arrieta, por presentar nuevamente daños en su estructura móvil que se encontraba oxidada y apenas se movía, lo reconstruyó y desde este viernes, 16 de febrero, regresa y luce totalmente restaurada en su emplazamiento original”, detalló la consejera.

Los trabajos de mantenimiento han tenido un coste para el Cabildo de Lanzarote de unos 10.300 euros y han consistido en la reconstrucción de los conos y el timón inferior, las piezas móviles, la adecuación y mantenimiento del eje de apoyo de los elementos móviles y, entre otras pequeñas reparaciones, se ha realizado un pulido y pintado del resto del juguete.

Los trabajos realizados por el Cabildo han tenido un plazo de ejecución de 5 meses y han contado con el asesoramiento del trabajador jubilado del Cabildo, soldador y unas de las manos que César Manrique empleó para construir este Juguete del Viento en 1990, Salvador Hernández, y la supervisión de los mismos por parte de la Fundación César Manrique.