El Gobierno de Canarias renueva la adhesión del Parque Nacional de Timanfaya al Registro EMAS

El Gobierno de Canarias renueva la adhesión del Parque Nacional de Timanfaya al Registro EMAS

José Antonio Valbuena destaca que el objetivo de esta declaración ambiental es dar a conocer a todas las partes interesadas información sobre el desempeño ambiental del espacio natural en materia de medio ambiente y sus acciones encaminadas a su mejora ambiental

El Gobierno de Canarias, a través de la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial, ha renovado la adhesión del Parque Nacional de Timanfaya, en Lanzarote, al Registro Voluntario de Gestión y Auditoría Ambiental (EMAS), como muestra del compromiso del espacio natural con un comportamiento ambiental adecuado y un ejercicio de transparencia.

El representante del Departamento autonómico, José Antonio Valbuena, detalló que “el objetivo de esta declaración ambiental es dar a conocer a todas las partes interesadas, otras administraciones, organismos oficiales, proveedores, entidades, asociaciones, colectivos y a la sociedad en general, información sobre el desempeño del Parque Nacional en materia de medio ambiente y las acciones encaminadas a su mejora continua”.

De manera paralela, el Parque Nacional de Timanfaya dispone, desde 2004, de un sistema de gestión ambiental certificado, basado en la norma UNE-EN-ISO 14001.

La administración de este espacio natural implantó este sistema de gestión ambiental con el objetivo de llevar más allá el compromiso de la protección del medio ambiente, integrando, de la forma más respetuosa posible con el medio, las actividades que se desarrollan en su territorio y áreas de influencia. Estas actividades son las desarrolladas en las oficinas administrativas, el Centro de Visitantes e Interpretación de Mancha Blanca, el Echadero de los Camellos, con sus respectivas depuradoras, y el laboratorio geofísico, así como las actividades desarrolladas por los agentes del Parque Nacional.

“Estas dos certificaciones dotan al Parque Nacional de Timanfaya de una herramienta para la mejora continua de su comportamiento ambiental”, señaló Valbuena.

A través del sistema de gestión ambiental se han identificado aquellos aspectos derivados de su actividad que puedan tener un impacto ambiental en el entorno en el que se desarrolla su actividad, estableciendo mecanismos de control y seguimiento.

Además, se ha implantado un control minucioso de los consumos de recursos como el agua, la electricidad, o combustibles, entre los más destacados; se ejecutan planes de mantenimiento preventivo de equipos y maquinarias para optimizar su funcionamiento y evitar las emisiones contaminantes; se establecen protocolos de buenas prácticas ambientales aplicadas a las actividades del Parque para optimizar el uso de los recursos y reducir al mínimo los residuos generados, y se realiza un mantenimiento periódico de las depuradoras, así como el control de la calidad de las aguas vertidas.

Tras más de 15 años de certificación, todo el personal que trabaja en el Parque Nacional cuenta con un alto grado de concienciación ambiental que se refleja de forma continua en la consecución de buenos resultados de desempeño ambiental, tanto de sus actividades habituales como de los objetivos de mejora que, anualmente, se plantean.

Cada año, el Parque Nacional de Timanfaya se somete a auditorías ambientales por una entidad acreditada que verifica que el sistema de gestión ambiental sigue siendo eficaz y que los datos de la declaración ambiental son veraces. A finales de marzo tuvo lugar la última auditoría del sistema de gestión ambiental, que pasó satisfactoriamente, alcanzándose los objetivos ambientales planteados para el ejercicio.

La declaración ambiental validada correspondiente a 2020 estará disponible en breve tanto en la web del Parque Nacional de Timanfaya como en la web del Registro EMAS del Gobierno de Canarias.