• Inicio »
  • CINE »
  • El patrimonio natural protagoniza la inauguración de la XI Muestra de Cine de Lanzarote
El patrimonio natural protagoniza la inauguración de la XI Muestra de Cine de Lanzarote

El patrimonio natural protagoniza la inauguración de la XI Muestra de Cine de Lanzarote

El cine iluminó anoche los páramos de el Jable, una gran extensión de arena de orígen orgánico, que atraviesa Lanzarote de este a oeste. Debido a sus peculiares  características, el Jable constituye un patrimonio natural extraordinario que posee, además, un tipo de biodiversidad única en el mundo.

El protagonista de la Muestra de este año será el viento, que a lo largo de siglos se ha encargado de moldear lugares únicos en el mundo como el Jable.El evento tuvo  lugar en una antigua jablera, una zona profundamente degradada de la llanura, por lo que el acto fue también una manera de reivindicar un espacio natural único que está siendo sometido a una presión depredadora insaciable.

Durante la inauguración, se ha entregado el Premio Honorífico de la Muestra a L’Immagine Ritrovata, el mejor laboratorio de restauración cinematográfica del mundo que ha recuperado obras de autores fundamentales en la historia del cine como Charles Chaplin, Fritz Lang, Roberto Rossellini o los hermanos Lumière.

El Jable ha sido el espectacular escenario en el que se ha estrenado la undécima edición de la Muestra. Una edición empeñada un año más en hacer de la cultura una de los pilares fundamentales de la sociedad y la economía lanzaroteñas.

Pero la Muestra no ha elegido este lugar para su inauguración únicamente como un escenario admirable. El Jable sufre cada año la extracción ilegal de áridos, que se usan para la construcción, y de este modo la Muestra ha querido poner también el foco de la cultura en un problema con el que luchan cada día autoridades medioambientales y grupos ecologistas.

Por eso, en palabras de Javier Fuentes, director de la Muestra, “elegimos el Jable, porque representa una de las señas de identidad de la Muestra. Desde hace unos  años, nuestra preocupación fundamental ha sido vincular la cultura con la singularidad natural e histórica de Lanzarote. Hoy estamos aquí para recordar que son lugares como este los que hacen tan especial nuestra isla, y que nuevas y creativas alianzas entre la naturaleza y la cultura pueden hacer de Lanzarote un lugar mejor, tanto para sus habitantes como para los que vienen de fuera”.

Como ya viene siendo habitual, en la inauguración de la Muestra han colaborado artistas y pensadores de distintas disciplinas artísticas. En esta ocasión, Acerina H. Toledo, que condensó de una manera extraordinaria la memoria del viento, su fuerza y sus vaivenes. También participó, Iván Vilella, como artista de video mapping, y Juan José Ramos Melo, un reconocido escritor y defensor del medio ambiente, que hizo un interesante discurso en el que se alabó tanto la naturaleza que lo rodeaba como a quienes la cuidan y la protegen. Discurso que estuvo acompañado, además, de enormes proyecciones de las aves de el Jable.

En uno de los momentos más emotivos de la noche, Elena Tammaccaro recibió el Premio Honorífico y en su discurso destacó “el enorme orgullo que ha supuesto recibir un premio internacional como el de la Muestra. Para nosotros es un reconocimiento de la pasión que ponemos cada día en nuestro trabajo y desde aquí desde Lanzarote nos llevamos un impulso increíble para seguir con fuerza en nuestra labor que si cabe es aún más difícil en estos tiempos complicados en los que vivimos”.

El premio, una botella de vino George Glas, de Bodegas El Grifo, fue entregado, como es ya una tradición, por la pareja de librepensadores que hace ya más de una década maquinaron la idea de que Lanzarote tuviera una Muestra de Cine independiente, los ínclitos: Marco Arrocha Pérez y Juan Rafael Martínez Curbelo (Busqui), padres fundadores de la Muestra de Cine de Lanzarote.

Además, en la inauguración se presentó también la programación de este año. Como en las últimas ediciones, las distintas secciones y actividades se han organizado para mostrar los hilos invisibles que conectan la isla con otros lugares, remotos e insospechados, del mundo. Además de llevar esas mismas experiencias y reflexiones a los más jóvenes a través del programa educativo.

En definitiva, la undécima edición de la Muestra ha demostrado hoy que la isla de Lanzarote puede empezar a ser considerada un destino cultural. Y se presenta, así, como un proyecto heredero del espíritu de César Manrique.