Entrevista a Acerina H. Toledo

Entrevista a Acerina H. Toledo

Danzar es vivir

Acerina es pura adrenalina, una bocanada de aire fresco con emociones encontradas y sueños nuevos por descubrir en cualquier segundo. Ella y el movimiento danzan al unísono en cada respiración. Esta conejera ha hecho de la danza su escudo y el objetivo de su vida.

Nos adentramos en el mundo de la danza para descubrir por qué despierta tantas pasiones y de su evolución en estos difíciles años. Acerina nos habla del Festival Traslación que se presenta en septiembre en la isla de los volcanes para la que fue creada y nos encandila con su especial dedicación y respeto con esta su profesión.

Se dice que Lanzarote “is diferent”, la isla y sus habitantes poseen una riqueza popular especial debida tal vez a sus peculiaridades intrínsecas… ¿a qué crees que se debe nuestra particular sensibilidad por las artes en general?

Las personas de estas islas especialmente, y en general de Canarias seguimos, en su mayoría, con un contacto muy estrecho con la naturaleza y el entorno. Sin duda, moldea e inspira. Estas condiciones climáticas, colores, paisajes con tanto contraste no pueden dejar indiferente a ningún creador-a. Yo no paro de asombrarme de la cantidad de artistas que conviven en esta isla, escriben, tocan, dibujan, cantan… a unos niveles muy profesionales, aunque después toda esta expresión artística no salga de su salón.

La danza es mucho más que un deporte o un entretenimiento, puede liberarte, ayuda a tener una actitud positiva ante la vida… ¿Qué influencia crees que tiene?, ¿qué representó para ti y cómo la recomendarías a los que no la conocen?

Para mí la danza es como respirar, una acción automática que nace como una forma más de expresarme. El movimiento está en todo desde el primer segundo en el que aparece la vida, y por lo tanto está presente en todos-as. Esto es algo incuestionable en otras artes; sin embargo, para la danza se ha intentado cerrar a un momento, cuerpo, edad y población. Una herramienta tan poderosa de expresión, de comunicación, de autoconocimiento no se puede acotar. Para mí representa mi salvación, inspiración y una conexión con mi esencia. Gracias a la danza conozco mis límites, y me afianzo y libero de lastres que una arrastra desde chinija. Sin duda, lo recomiendo a todas las edades y cuerpos, sea cual sea, danzar es vivir.

La “danza”, antes era la gran desconocida y ahora despierta pasiones. Las reservas de localidades se agotan al poco de ponerse en circulación. Las administraciones públicas lo perciben y ya parece que por fin se potencia y promueve incluyéndolo en las programaciones anuales. ¿Qué crees que ha cambiado y a qué se debe esta evolución?

La danza tiene un lenguaje universal: el movimiento. No necesita de intérpretes ni de espacios especiales. Es un arte que se relaciona con la música, la palabra, la pintura, el diseño de vestuario, atrezos… y además tiene tantas ramas que maneja cientos de registros corporales, que conectan de forma directa con recuerdos, imágenes y momentos que a veces ni recordábamos. Es completa, y crea un universo que ayuda a llegar a personas muy diferentes que se emocionan independientemente de su experiencia previa con el arte. Queda mucho por avanzar, pero estoy segura de que este público crecerá y su demanda actual lo demuestra.

¿Cuál es el volumen de personas que mueve esta disciplina en la isla?

No controlo cifras ni datos exactos. Pero todos los municipios tienen mínimo dos o tres escuelas o espacios donde se imparte. Por supuesto que este ámbito formativo está muy desestructurado y más después de la pandemia. Es difícil abrir un local con los requisitos que se piden sin saber si el aforo permitido cubre o no los gastos fijos. Pero sí tengo claro que hay cantera; no siempre bien aprovechada, ni con una formación adecuada, pero hay muchas personas en esta isla que les gusta el movimiento y que sería un acierto acercarlas a la danza.

¿Crees que el papel de la danza a nivel técnico y artístico está suficientemente reconocido en el mundo?

Por supuesto que no. El reconocimiento en la sociedad en la que vivimos parte de un reconocimiento económico, de unas cuestiones administrativas, como contratos, seguros y por supuesto de un valor del sacrificio de crear una obra de danza. Para muchos bailar una pieza de quince minutos de danza contemporánea (por ejemplo) es simple y desconocen el tiempo y esfuerzo que se emplea.

Trabajamos con un cuerpo que envejece y que debes mantener en condiciones óptimas, con un aspecto creativo al que como en la literatura, se busca una trama, un hilo conductor, repeticiones tras repeticiones, y muchos ensayos para llegar al concepto que quieres expresar. Añadir las horas que implica el buscar la banda sonora, atrezo, vestuario, diseño de luz… se traduce en cuatro meses mínimo de trabajo, al que si añades el de promoción, distribución y publicidad… (puff).

Cuando has bailado y te sientas a ver danza, el respeto que muestras a cada movimiento es máximo y su valor es enorme.

Llevas más de quince años dedicándote a la formación de la danza; pero es ahora, en pleno siglo XXI, donde podemos disfrutar en la isla de espectáculos inéditos de danza, creados para nuestro público, como el Festival Traslación que este año celebra su tercera edición con muchas novedades. ¿Cómo nació este proyecto? ¿Cuéntanos quiénes participan y qué sorpresas nos has preparado para este año?

En el 2017 empecé nuevamente mi carrera profesional, después de un parón por maternidad. Empecé a presentar piezas fuera de Lanzarote. El moverme por festivales tan especiales como Cuadernos Escénicos, en Garachico, me hizo pensar el tiempo y potencial que perdíamos en Lanzarote.

La primera edición de Traslación fue en el 2018, y nace porque realmente vi que era necesario una relación más estrecha entre artistas, ponentes, espectadores y espacios naturales. Sin duda quien pasea por Lanzarote puede ver muchísimos espacios diversos en los que ver danza es un placer. Creo que Traslación descontextualiza lo que la población conejera piensa que es la danza, porque la va a ver en un terrero de lucha, en una playa, en una plaza, castillo, etc.

En la segunda edición (2020) hicimos un avance importante, a pesar de la pandemia y de las circunstancias y, este año, sin duda, avanzamos en la línea de fortalecer, lo que es la danza en todos los ámbitos. Este año tenemos la suerte de contar con mucho más que danza en directo.

Empezamos con una exposición de nuestra fotógrafa Adriana Sandec de la edición 2020 en el convento de Santo Domingo en Teguise, además de los talleres impartidos por Paloma Hurtado, el de Marcat Dance o el impartido por Daniel Abreu, este último celebrado en el Teatro El Salinero gracias al apoyo de Cultura del Cabildo de Lanzarote. Lo más significativo sería los profesionales que nos acompañarán que forman cuatro ediciones de danza con cuatro compañías por sesión. Es decir, en total podremos disfrutar de dieciséis obras cortas de danza representadas en tres municipios que este año nos apoyan y quieren danza: Teguise, Arrecife y San Bartolomé. Igualmente debo agradecer también la colaboración de la Red Acieloabierto y de Canarias Crea Canarias. Además de la participación de escuelas de Lanzarote y la pieza de un taller coreográfico abierto a todos los niveles que la crea la bailarina Paloma Hurtado una semana antes de empezar el festival.

Háblanos un poco más de “Puertas” la pieza de video danza que estrenará en la isla la reconocida coreógrafa y bailarina Carmen Werner. ¿Has trabajado previamente con ella?

A Carmen la conocí hace unos cuatro años en un taller coreográfico de un festival. En cuatro días tenía que montar una pieza con nueve bailarines y recibir clase con ella fue un antes y un después en mi vida profesional. Es de esas personas que marcan una dirección clara y su sencillez siempre asombra. Una persona admirable, y no por sus numerosos premios y reconocimientos, sino por su sensibilidad, expresión y capacidad de trabajo, un ser maravilloso que vive por y para la danza. Yo la admiro mucho, y no me creí que quisiera participar en este proyecto. Y cuando Tomás Esaú (director) y yo hablábamos de las protagonistas pensé en Carmen Werner, pero nunca pensé que su nivel de implicación fuera tan grande.

Puertas es un videodanza en la que claramente se representan tres etapas de la vida (juventud, madurez y vejez) y cómo se enfrentan a los obstáculos, miedos, sueños… simbolizados con una puerta. Para ello, se cuenta con Angie Pereira, con Carmen Werner (que sin duda es el eje central) y conmigo misma.

Nuevamente el aprendizaje ha sido bestial, trabajar con estas “artistazas”, con el equipo técnico que se formó y grabar en espacios abiertos de Lanzarote fue un sueño.

¿Cómo ha afectado al sector la pandemia del Covid 19? ¿Qué supuso para la danza el cierre forzoso de las salas y de los escenarios teniendo en cuenta que se trata de una disciplina donde se siente mucho en vivo y en directo?

Lo cierto es que la danza no tenía una base fuerte antes de la pandemia, en muchos casos no existían unas subvenciones fijas, contratos dignos, salarios correctos o ayudas culturales planificadas a fortalecer esta disciplina. Con el Covid 19 se confirma esta debilidad. La cantidad de profesionales que se vieron afectados es enorme y personalmente me entristece perder esta riqueza cultural. Muchos bailarines profesionales no se podían permitir pagar un autónomo, así que no recibieron ayudas del estado, y no todos-as se pueden mantener en su actividad. Las escuelas han cerrado, la mía incluida, después de diecisiete años, pero tengo claro que somos un sector muy resistente.

La danza necesita del público para nutrirse y crecer. Respecto a los bolos, o funciones, es evidente que los aforos limitados es una alternativa que nos afecta, pero es una opción muy acertada antes que un cierre total. Lo que queremos es estar en activo, en continuo movimiento, y cerrar la cultura para algunas comunidades es la última opción, sin embargo, por desgracia en esta isla fue una de las primeras. Por fortuna creo que ese enfoque ha cambiado y se ha entendido que la cultura es SEGURA y NECESARIA para todos-as.

Realmente este tipo de proyectos genera no solo cultura sino también promoción turística de la marca “Lanzarote” y riqueza económica ya que en el mismo convergen profesionales desde todos los ámbitos, artistas, diseñadores, músicos, fotógrafos, profesores, profesionales del sonido, la imagen o la luz…  ¿crees que la especialización en el sector artístico tiene futuro en la isla? ¿En qué se podría contribuir?

Por supuesto que lo creo, y solo hay que observar a otros festivales de Canarias y ver cómo afecta a la economía de ese lugar. Pienso que hay que inspirarse de estos grandes festivales que llevan más de veinticinco años creando arte. Potenciar un turismo cultural es impulsar no solo una economía sana, sino también asegurar un mantenimiento y cuidado del entorno. En un festival de danza son muchos los que se benefician como bien dices, y las repercusiones y promoción no cesa. En el caso de Traslación esto se potencia con la oportunidad de ver una sesión por Streaming.

La sala “Cúrcuma” fue un reto arriesgado que emprendiste hace unos años junto a otros artistas independientes. Se trataba de crear un espacio seguro y con garantías, donde “expresar” y “formar”. El esfuerzo no ha sido en vano, pero tuvo que ser muy duro en sus comienzos, ¿cómo lo recuerdas? ¿qué disciplinas se imparten y a qué público va dirigido?

El proyecto ha ido evolucionando y cogiendo fuerza y caminos diferentes. La sala sigue impulsando la danza con talleres, colaborando con iniciativas como cortos, festivales, y ayudando a otros-as artistas. Pero por supuesto seguimos impartiendo clases y formación. Lo único es que a partir de la pandemia no tenemos un espacio físico y crearemos para este curso agenda por mes de diferentes actividades y clases dirigidas a todos los públicos. Nuestro objetivo sigue siendo llegar a cualquier persona, amateur o profesional, y acercarles la danza.

También creaste tu propia compañía de Danza, “El Jablero”, una experiencia enriquecedora y donde has podido realizarte también en la dirección, producción y creación de piezas junto a otros grandes de las artes. ¿Qué experiencias destacas y con quién has podido trabajar? ¿Te gustaría colaborar con algún artista en especial?

Sí, supongo que el Jablero Cía Danza fue inevitable, y un paso natural tras el encargo de Cultura del Cabildo de Lanzarote para crear Divino Desierto, una obra que sigue en movimiento y que para mi vida profesional fue tremendamente influyente. En este proyecto trabajó como director artístico Roberto Torres, una figura importantísima en la danza contemporánea, con el cual conté para el nuevo proyecto Conversaciones entre Plumas.

Destaco en esta experiencia a las personas Juan Cabrera, mi compañero de Divino, Celeste Ayus compañera de Conversaciones y por supuesto el gran equipo de profesionales que impulsa estos proyectos como Gestion_Art, Shelma Zebenzui y un largo etc.

Me encantaría danzar con tanta gente que creo que no voy a tener años suficientes. Son muchas y muchos y creo que poco a poco aparecerá estas colaboraciones.

¿Qué otros proyectos o actuaciones tienes previsto desarrollar próximamente?

Este año tengo ya varias actuaciones con mi solo Mientras 2019, en septiembre se verá en el Teatro Guiniguada, en el Festival Retama. Y también espero consolidar el nuevo solo, “La orilla de mi piel”, ya pre-estrenada en el Auditorio de Tenerife. Para ello tengo la suerte de contar con la mirada de Daniel Morales en dirección, otro gran profesional.

Me gustaría un nuevo aspecto de agenda “dancística” de Sala Cúrcuma, afianzar Traslación y otros proyectitos.

Eres una persona muy polifacética y has emprendido muchos proyectos, pero ¿tienes algún sueño u otra meta por cumplir?

La verdad que muchos, y por supuesto todos relacionados con el movimiento. Tengo proyectos pendientes, pero ahora necesito “saborear” los actuales y verlos crecer.

Soy un poco desinquieta y la vida es una oportunidad continua de aprender, siempre estoy abierta a las oportunidades que surgen. Para mí bailar, año tras año, ya es un sueño cumplido, y si es con amigos-as mejor que mejor. Sin duda, la danza me hace ser mejor persona.

Programación Festival Traslación

Del 23 de septiembre al 10 de octubre de 2021

Miércoles, 8 de septiembre:

20.00: Videodanza. Pre-estreno de “Puertas”. 

Del 17 al 19 de septiembre:

Talleres de creación coreográfica a cargo de Paloma Hurtado. En Teguise.

Jueves, 23 de septiembre:

12.00: Inauguración del Festival y de la Exposición de Fotos de Traslación 2020. En el Convento de Santo Domingo de Teguise.

Viernes, 24 de septiembre:

20.00: Danza con Siscu Ruz / Vanessa Medina + Jacob Hernández / Paloma Hurtado y expo del Taller con Paloma Hurtado. En Playa Honda.

Sábado, 25 de septiembre:

11.00: Danza con Eleonora Mercatali / Paloma Hurtado / Ángel Garcés / Marcat Dance y Escuela Estudio Celia Medina. En el Terrero de lucha de La Graciosa.

19.00: Master Class con la compañía Marcat Dance. En Teguise.   

Domingo, 26 de septiembre:

12.00: Estreno de Video Danza “Puertas” y Daniel Morales & Cora Panizza. Muestra Escuela Xtreme Up Dance Studio. En el Convento de Santo Domingo de Teguise.

12.30: Mesa redonda con Acerina H. Toledo / Angie Pereira / Vanessa Medina/ Jacob Hdez. y Ángel Garcés. En el Convento de Santo Domingo de Teguise.

Días 27,28, 29 y 30 de septiembre: Muestra 1 de octubre

10.00: Parlamento del Futuro. En el I.E.S. de Tías.            

Miércoles, 29 de septiembre:

21.00: Proyección del documental The Art of Movement (Andreas Bolm). En Arrecife.

Jueves, 30 de septiembre:

19.00: Proyección del documental The Art of Movement (Andreas Bolm). En Arrecife.

Sábado, 2 de octubre:

11.00: Master Class con Daniel Abreu. En El Teatro Víctor Fernández Gopar “El Salinero” de Arrecife.

20.00: Danza con Doppel Leo / Josue Espino / Siscu Ruz / Ian Garside. En el Castillo de San Gabriel de Arrecife.

Domingo, 3 de octubre:

12.00: Danza con Paula Quintana / Gregory Auger / Daniel Rosado / Daniel Abreu. En el Convento de Santo Domingo de Teguise.

13.00: Clausura. En el Convento de Santo Domingo de Teguise.

Sábado 9 y domingo 10 de octubre:

20.00: Tres piezas de danza en Streaming y resumen de todo el Festival 2021.

ACERINA HERNÁNDEZ TOLEDO

BIOGRAFÍA

Bailarina, creadora y docente de danza. Fundadora y directora de la escuela Acerina H. Toledo (2007-2017 y “Sala Cúrcuma” (2017), espacio multidisciplinar de artes. Fundadora de dos festivales de danza en la calle: “Traslación” y “60 Pulsaciones”. Diplomada y Licenciada en Ciencias de la Educación física.

EXPERIENCIA

Participaciones y creaciones más destacadas:

– Participación bailarina y coreógrafa con la pieza “Cosecha 77” en el IV Certamen Internacional de Danza Contemporánea Masdanza.

– Participación como bailarina en la V Muestra de Danzarte.  Teatro Pérez Galdós. Gran Canaria 2001.

– Producción con la compañía de danza Curro Dt de la obra “Frida, ¿pies para que los quiero si tengo alas para volar?”, estrenada en el teatro de Lavapiés y representada durante siete meses en la sala Curro Dt. Madrid.

– Participación en el I Maratón de Danza de Madrid, 2001-2002.

– Perfomance danza “Reflejos”, dirigido por la fotógrafa Carmela García y expuesto en “Arco”, Madrid-Gran Canaria 2003.

– Participación con la pieza “Micebrina”, en el Certamen Internacional de Danza “Masdanza”, Maspalomas G.C.

– Trabajo coreográfico y como bailarina en la Clausura del Festival Internacional de Cine Isla de Lanzarote Teatro Insular de Arrecife (2013) y en el Auditorio de Jameos del Agua (2016).

– Trabajo coreográfico y como bailarina en el I Certamen de Danza Contemporánea «Suelo y Aire», con la pieza «Vientre». Tenerife (2016-2018).

– Participación Festival de Danza Contemporánea “Canarios fuera, Canarios dentro”. Santa Cruz, con la pieza “Vientre” y “Mientras”.

– Participación Festival de Danza contemporánea de Garachico, con coreografía de Carmen Werner “Kitoko” (2016) y en 2018 con coreografía de Daniel Abreu.

– Dirección junto a Roberto Torres y creación conjunta con Juan Cabrera y Roberto Torres de “Divino Desierto”. Obra producida por Cabildo de Lanzarote y estrenada en Teatro Salinero de Arrecife (2019).

PREMIOS Y MENCIONES ESPECIALES

Gran Canaria 2001

– Premio en el Festival Internacional Masdanza como bailarina más destacada.

– Mención especial a la coreografía creatividad y originalidad. Maspalomas.

Madrid 2002

– Segundo premio en el I Maratón de Danza de Madrid, con la compañía Curro DT.