• Inicio »
  • GRAN CANARIA »
  • Filmoteca proyecta la versión de 1946 del ‘Cartero siempre llama dos veces’, de Tay Garnett
Filmoteca proyecta la versión de 1946 del ‘Cartero siempre llama dos veces’, de Tay Garnett

Filmoteca proyecta la versión de 1946 del ‘Cartero siempre llama dos veces’, de Tay Garnett

Calificada como obra maestra del género negro, la película se podrá ver esta semana en Gran Canaria y Tenerife

Con una impactante Lara Turner en el papel de Cora, esta semana se podrá ver en Gran Canaria y Tenerife la versión de 1946 del ‘Cartero siempre llama dos veces’, de Tay Garnett, calificada por la crítica como ‘obra indiscutible del género’. Será en el ciclo que ha organizado Filmoteca Canaria sobre películas basadas en novelas de suspense de James M. Cain. Escrita diez años antes de esta película, ha sido llevada al cine en múltiples ocasiones, siendo esta la tercera, previa a la que protagonizaron en 1981 Jack Nicholson y Jessica Lange.

La sesión será mañana, martes 2, en el Teatro Guiniguada de Las Palmas de Gran Canaria, y el jueves 4 en el Espacio de La Granja, en Santa Cruz de Tenerife. Ambas proyecciones comienzan a las 19.00 horas, y son en versión original con subtítulos en castellano. Las entradas están disponibles en la web de ambos espacios escénicos, al precio de 2 euros.

Además de Lara Turner, de la que dice la crítica que ‘pocas veces una cámara de cine amó tanto el rostro de una mujer, belleza fatal hecha celuloide’, la película de Tay Garnett está protagonizada por John Garfield, Cecil Kellaway y Hume Cronyn. Es en blanco y negro y dura algo menos de dos horas.

Sinopsis

Durante la Gran Depresión de los años 30, Frank Chambers (John Garfield), un hombre que vaga sin rumbo, empieza a trabajar en un bar de carretera, regentado por un hombre mayor, Nick Smith (Cecil Kellaway), y por Cora (Lana Turner), su joven, bella e infeliz esposa. Pronto Frank y Cora comienzan a sentirse atraídos el uno por el otro. James M. Cain se inspiró en la novela “La bestia humana” (1890) de Émile Zola, pero la novela de Cain traslada el mundo de maldad, crimen y fatalismo de la obra de Zola al ambiente de la Gran Depresión.