Homenaje póstumo a Cristóbal Halffter, un melancólico

Homenaje póstumo a Cristóbal Halffter, un melancólico

La Orquesta de Cámara de Basilea, bajo la dirección del hijo del compositor, estrena su última obra dentro del Festival de Música de Canarias

El repertorio incluye también la Sinfonía nº7 de Beethoven y el Concierto para piano nº 2 de Chopin, con el prestigioso pianista Ivo Pogorelich

Pogorelich fue el primer solista en tocar en el 1º FIMC, en 1985

La última obra del recientemente fallecido compositor Cristóbal Halffter, “Melancolía”, se estrenará póstumamente en esta edición del Festival Internacional de Música de Canarias (FIMC), bajo la dirección de su hijo, Pedro Halffter, e interpretada por la Orquesta de Cámara de Basilea. Inspirada en un cuadro homónimo de Durero, puede considerarse un “Requiem” por su esposa Marita. Sin duda será una velada cargada de emociones en homenaje a “un melancólico excepcional”, en palabras del crítico Juan José Pastor.

En estos conciertos interpretarán también la Sinfonía nº 7 de Beethoven y el Concierto para piano nº 2 de Chopin, para el que se incorpora el prestigioso pianista Ivo Pogorelich, conocido como un ‘poeta del instrumento’, otro de los grandes atractivos de esta nueva cita con la música. Será esta noche en el Auditorio Alfredo Kraus de las Palmas de Gran Canaria, y mañana, miércoles 14, en el Auditorio de Tenerife, a las 20.00 horas. Para ambos conciertos, el FIMC cuenta con el patrocinio especial de la Fundación Iberoamericana de las Industrias Culturales y Creativas FIBICC.

“’Melancolía’ no se refiere a un sentimiento sino a un grabado del pintor del Renacimiento alemán Alberto Durero, que se titula igual, considerada la imagen más misteriosa que diseñó este artista y que se caracteriza por su iconografía compleja y su simbolismo”, afirmó el maestro Halffter en el encuentro celebrado hoy con los medios de comunicación, en el que también participó el viceconsejero de Cultura, Juan Márquez, el director del 37FIMC, Jorge Perdigón, y del director de del FIBICC, Santiago Arroyo, patrocinador de estos conciertos.

Juan Márquez, por su parte, subrayó que con estos conciertos “tendremos el enorme privilegio de rendir homenaje a una de las grandes figuras de la música, el maestro Cristóbal Halffter estrenando su obra “Melancolía”, en lo que será el homenaje del Festival a su figura tras su reciente fallecimiento”.

Sobre el repertorio

El grabado del pintor renacentista alemán, en el que se inspira la obra de estreno, intelectualiza la melancolía y la asocia al arte, identificando al artista con un carácter melancólico. Es este el caso de Cristóbal Halffter, un hombre de su tiempo, cercano a pintores, poetas o cineastas de la vanguardia, del que destaca su perfil culto, cientifista y humanista y que, a su ingente obra orquestal, hay que sumar sus dotes con la batuta.

Sobre la figura de su padre, a quien algunos consideran el mejor compositor español de la segunda mitad del siglo XX, Pedro Halffter destaca que se mostraba contrario a “la corriente del consumismo rápido e inmediato. Sus obras requieren madurez y una escucha atenta”. Pero, sobre todo, a quien dirigió a la Filarmónica de Berlín y la de Viena en el Festival de Salzburgo, lo define una reflexión: “Por encima de esto no hay nada”.

Ivo Pogorelich, ese genio atrevido y peculiar

Se da la circunstancia de que Ivo Pogorelich fue el primer solista en actuar en la historia del Festival de Música de Canarias, allá por 1985 -primera edición-, en sustitución por enfermedad del violinista Henryk Szeryng, inicialmente programado.  El pianista serbocroata ha vuelto al FIMC en ocasiones posteriores, en diferentes etapas de su carrera, por lo que el público canario de diferentes generaciones ha podido ser testigo de ella. Regresa así en 2021 quien fuera premio especial en el concurso Chopin de 1980 en Varsovia, en una accidentada participación al caer eliminado en semifinales. Un músico atrevido y peculiar, entonces y ahora, que siempre ha despertado interés y polémica en los públicos y los críticos especializados de todo el mundo.

Nombrado Embajador de Buena Voluntad por la Unesco, el New York Times lo calificó en su día como «uno de los artistas más atractivos para el público de hoy» y su triunfa en las principales salas de conciertos de EEUU, Canadá, Australia, Japón, Sudamérica, Israel y por supuesto la vieja Europa. Así pasea la madurez por los escenarios, manteniendo vivo ese genio heterodoxo.

La Orquesta de Cámara de Basilea, conjunto de renombre

La Orquesta de Cámara de Basilea, fundada en 1984 como Serenata Basel por graduados de varias academias de música suizas, se ha convertido en un conjunto de renombre internacional. Johannes Schläfli fue director principal hasta 1998. En 1999 pasó a llamarse Orquesta de Cámara de Basilea y desde entonces ha estado desarrollando sus programas bajo la dirección de sus propios concertistas e invitados, así como en cooperación con solistas y directores. Este conjunto actúa regularmente en los festivales y salas de conciertos más importantes del mundo, y mantiene su propia serie de conciertos en su ciudad natal de Basilea.

Atesora una discografía con más de 30 grabaciones premiadas en sellos de renombre como Sony, Deutsche Harmonia Mundi o Warner Classics, lo que da fe de la excelente calidad del versátil conjunto, y sus interpretaciones han sido galardonados con el ECHO Klassik en la categoría “Mejor Conjunto” en 2008 y en 2019 fueron la primera orquesta en recibir un Premio de música suiza.

La Orquesta de Cámara de Basilea colabora con artistas como Sol Gabetta, Nuria Rial, Christoph Prégardien y René Jacobs, presentando su amplio repertorio, con alrededor de 80 actuaciones por año, desde el barroco en la práctica de la interpretación histórica, la clásica en las interpretaciones históricamente informadas hasta la música contemporánea.

Este conjunto tiene una colaboración particularmente fructífera con su director invitado principal Giovanni Antonini, bajo cuya dirección interpretará las 107 sinfonías de Joseph Haydn hasta 2032, alternando con el conjunto Il Giardino Armonico, y grabándolas en CD. A partir de 2022 tiene previsto interpretar y grabar todas las sinfonías de Félix Mendelssohn-Bartholdy bajo la dirección de Philippe Herreweghe. En el corazón del trabajo también está el trabajo de mediación con visión de futuro en proyectos participativos a gran escala en intercambio creativo con niños y jóvenes.