La Industria Musical Canaria solicita ayudas directas al Gobierno

La Industria Musical Canaria solicita ayudas directas al Gobierno

AIMCA solicita al Gobierno de Canarias ayudas directas para evitar el cierre de empresas y destrucción de empleo en la industria musical canaria

La Asociación, con ámbito en todas las islas, envió un documento al presidente del Gobierno de Canarias para que el sector sea incluido en el anunciado plan de apoyo a las actividades más castigadas por la covid19

La Asociación de la Industria Musical Canaria (AIMCA) dirigió, ayer lunes 26, un documento al presidente del Gobierno Autónomo, Ángel Víctor Torres, en el que le solicitan que el sector sea incluido entre los beneficiarios del futuro Plan de Reactivación de la Economía Canaria 2021, que consistirá en un paquete de medidas económicas, por valor de 400 millones de euros, para apoyar a los sectores más castigados por la covid19. 

Dicha asociación, que representa a alrededor de las setenta compañías [productoras y empresas de servicios] más representativas y con mayor peso específico en la industria cultural de las ocho islas, transmite al presidente de Canarias, en dicho escrito, “la desesperada situación de nuestros asociados, después de diez meses de colapso casi absoluto de nuestra actividad económica, bloqueada o muy ralentizada por las medidas sanitarias, a todas luces necesarias pero que han sumido en el ostracismo y la melancolía a nuestro tejido productivo por imposibilidad material de desarrollar con normalidad su trabajo”.

AIMCA considera que esas ayudas económicas directas son imprescindibles en estos momentos ante el temor de que se inicie, en las próximas fechas un proceso de cierres de empresas y destrucción de empleo, en un sector económico que cuenta con 5.544 empresas que generan 31.600 puestos de 

trabajo en las islas [el 3,5% de la población activa total], según los recientes datos estadísticos del Ministerio de Cultura, y en el que la industria musical, que genera 38 millones de euros anuales de igic y mueve un consumo cultural anual en las islas de 500 millones de euros. Los representantes de la industria musical canaria comunican al presidente Ángel Víctor Torres, que dicho colectivo se encuentra “al borde de la quiebra”, ya que el año pasado sufrió un descenso del 70% en su facturación anual, con pérdidas directas de 50 millones de euros y de 300 millones de euros de forma indirecta.

El acompañamiento de la cultura

En este sentido, AIMCA recuerda que la cultura ha estado presente en estos tiempos difíciles de pandemia, tanto en los hogares durante el confinamiento mediante los medios en línea, como en reducidos aforos en los centros públicos. La Asociación destaca que ya en la anterior crisis financiera (2008/2018) se soportaron recortes de los presupuestos públicos en Cultura de hasta un 78%, por lo que “considera que es hora de articular planes de ayuda directa para superar esta grave crisis social y económica”. Esta industria abarca un tejido empresarial de productoras y diferentes tipos de empresas de sonido, iluminación, infraestructura, técnicos, diseñadores gráficos o acomodadores, entre otros. 

A pesar de la moderada recuperación económica registrada en los últimos tres años, no se hizo realidad el reto histórico del sector de la Cultura en Canarias de alcanzar un 2% del presupuesto de la Comunidad Autónoma. Los datos apuntan a que se ha pasado de un presupuesto destinado a este ámbito, en 2008, de 66,2 millones de euros al consignado en 2020, de 35 millones, casi menos de la mitad. 

Los números rojos que ha desatado la crisis en la industria de la música canaria encienden la luz de alarma en este importante renglón productivo de la economía canaria y suscita la necesidad, se indica en el citado documento de AIMCA, de que dicha actividad sea contemplada en el Plan de Reactivación para Empresas en Graves Dificultades que prepara de forma inminente el Gobierno de Canarias.

Cierre de empresas y destrucción de empleo

AIMCA propone al Gobierno de Canarias que se apruebe una dotación económica transversal, a través de Industria, Economía, Turismo y Empleo, al resultar insuficiente el esfuerzo del área de Cultura del ejecutivo canario, para inyectar músculo económico a la industria de la música canaria, con el fin de evitar, de este modo, una cascada de cierre de empresas y la destrucción de miles de puestos de trabajo. Para el reparto de estas ayudas directas, de forma justa y equitativa, se sugiere crear, en relación con los posibles beneficiarios, dos bloques [productoras y empresas de servicios] y establecer baremos en base a antigüedad de la empresa, facturación anual y número de trabajadores en las plantillas en los tres últimos años antes de la pandemia.

Asimismo, la Asociación solicita que se incluya a la industria de la música canaria en el reparto de los 630 millones de euros que llegarán a la isla entre 2021 y 2022 procedente del Fondo Europeo React-EU y la creación de una comisión de seguimiento entre administración e industria para consensuar el desarrollo y ejecución de este plan de ayudas directas y bonificaciones tributarias, para la salvaguarda, ante la crisis de la covid19, de la industria musical canaria. 

Como medidas complementarias, el sector propone créditos blandos y bonificaciones tributarias, que incluyan una reducción del IGIC hasta el 3%, para contribuir a la liquidez de las empresas y garantizar las rentas a los trabajadores afectados. AIMCA cree también necesario el mantenimiento de los ERTE, con máximo nivel de bonificación en Seguridad Social, hasta, al menos, el próximo mes de junio. La creación de bonos de consumo, subvencionados por el Gobierno y vinculados al comercio, podría ser otra medida de tipo paliativo, para estimular la adquisición de entradas subvencionadas con dinero público.