Un algarrobo en el exterior de ARTENMALA

Un algarrobo en el exterior de ARTENMALA

28 de noviembre 2020. Tenemos un nuevo trabajo de la artista alemana Irene Anton, ya conocida por nosotros, pues es colaboradora de la galería y ha expuesto en otras ocasiones. Les invitamos a venir, si les apetece. Estamos abiertos los fines de semana de 12:00 horas a 20:00 horas.

Virus makes the world go round : Instalación desarrollada por Irene Anton en ARTENMALA

Los elementos destructivos siempre han ejercido una fascinación en la humanidad:  Tormentas, erupciones volcánicas, tsunamis, tornados, etc… las imágenes de estas fuerzas  tienen una estética y belleza a la que nos hemos acostumbrado y ya no nos asombran,  pero también existen unos pequeños elementos que son invisibles a simple vista y que pueden causar daños devastadores  y matar a millones de personas: los virus, que invisibles a nuestros ojos, bajo el microscopio muestran una belleza deslumbrante.

Este panorama que estamos viviendo, ya lo vaticinó en 2010  Irene Antón en su instalación Pandemic Nightmare (Pesadilla pandémica)  que tenía como objetivo principal transmitir la belleza y las variaciones de estos pequeños asesinos, y por lo tanto también de manera metafórica, mostrar que la belleza puede a menudo contener un potencial de peligro.

El mundo trabaja para conseguir drogas eficaces con las que combatir la pandemia, mientras tanto la vida sigue siendo mejor en los estados desarrollados con servicios sanitarios o   para los ricos que tienen medios económicos. En el tercer mundo o en  países sin seguridad social, donde los pobres no tienen derechos, esta pandemia se ha convertido en una pesadilla sin precedentes.

En cualquier lugar se esparcen los virus, se propagan, crecen, su belleza nos asombra y nos duele la muerte y la desolación, pero más nos duele  la pobreza, la desigualdad , la violencia y la sinrazón de una humanidad  emocionalmente enferma, podrida de codicia, soberbia y ansias de poder.

En un árbol , un algarrobo en el exterior de ARTENMALA, cuelga , como peligro potencial, en hilos de nylon casi invisibles, un firmamento de aspecto surrealista de virus creados artísticamente, que se mueven fácilmente con la brisa y expresan así su misteriosa dinámica silenciosa. En las pesadillas, lo bello a menudo se transforma  en lo terrible y muestra que ambos están muy juntos, así como la  delgada línea entre la vida y la muerte .Esta proximidad queda simbolizada en la apenas perceptible tanza de pesca usada para colgar los virus del arte, el hilo de seda del que pende la vida, para expresarlo con otra metáfora