El Cabildo inicia las comisiones de valoración para otorgar las ayudas de emergencia social

El Cabildo inicia las comisiones de valoración para otorgar las ayudas de emergencia social

El Área de Bienestar Social del Cabildo de Lanzarote ha celebrado ya las primeras comisiones de valoración, cuya periodicidad será semanal, para otorgar las ayudas de emergencia social, tal y como se especifican en las bases reguladoras de estas prestaciones económicas destinadas a personas en situación de vulnerabilidad.

Las primeras comisiones que hemos llevado a cabo han arrojado un balance de 60 solicitudes atendidas por un importe total que asciende a 113.912,94 euros para garantizar la protección social de estas personas”, señala la consejera de Bienestar Social, Isabel Martín.

La gran mayoría de estas solicitudes correspondientes a familias y personas en situación de vulnerabilidad y riesgo social, han sido derivadas desde el Ayuntamiento de Arrecife, contabilizándose un total de 29 solicitudes, mientras que otras 13 fueron derivadas por el Ayuntamiento de San Bartolomé; 8 de Tías y 5 de Teguise. El resto de solicitudes vinieron derivadas del resto de Ayuntamientos insulares, 2 de Haría; 2 de Tinajo y una de Yaiza.

Desde el Cabildo recuerdan que estas ayudas, cuyo importe máximo será de 3.000 euros por unidad familiar de convivencia, pueden solicitarse durante todo este año 2021. Las personas solicitantes deberán acudir, en primera instancia, a los Servicios Sociales de sus respectivos ayuntamientos, para posteriormente ser derivados al Cabildo.

Tal y como explica la consejera de Bienestar Social, “inicialmente, la primera Corporación insular ha destinado un importe de 245.000 euros, tanto del Fondo Asistencial como de las Ayudas Técnicas de Emergencia Social, sin embargo, esta cuantía será incrementada debido a la actual demanda”.

Las ayudas de prestaciones sociales que otorga el Cabildo permitirán cubrir no sólo las necesidades básicas como el alojamiento, la alimentación, el transporte o los tratamientos médicos, sino también obras de necesidad en viviendas, adquisición de ortopedias, prótesis o gafas graduadas, así como la atención a la formación, entre otras necesidades.