El Centro Comercial El Muelle inaugura el belén ‘funko’ más grande de España

El Centro Comercial El Muelle inaugura el belén ‘funko’ más grande de España

Mañana día 4 de diciembre se abre el primero que también se confecciona en Canarias, contando con unas medidas de 12 metros cuadrados y más de 150 figuras del popular personaje cabezón.

El centro comercial El Muelle de la zona puerto de la capital grancanaria inaugura el día 4 de diciembre, a las 10:00, el mayor belén funko de España, que quedará expuesto hasta el 6 de enero en la segunda planta del citado edificio. Más de 150 figuras variadas de estos populares y exitosos personajes cabezones de plástico surgidos en EE.UU a finales del 90 se distribuyen en los 12 metros cuadrados de este belén, el primero que se realiza en Canarias, confeccionado por Carlos Hernández y Gerardo Hernández, quienes aseguran y prometen que “no dejará indiferente a nadie”.

Castillos medievales, mazmorras, pirámides egipcias, pantanos y lagos, parajes helados y selvas tropicales realizados con plásticos, maderas, yeso y cemento aligerado, configuran el singular paisaje de este belén en el que se reparten los funkos más insospechados entre los que figuran reconocibles personajes de La Guerra de las Galaxias, Marvel, Disney o Juego de Tronos.

En realidad, funko proviene de la unión de dos palabras, ‘fun’ (diversión en inglés) y ‘co’, de Company. Desde finales de los 90 estos muñecos de pequeño tamaño creados por tres amigos de lo retro en un bar de Washington se han convertido en toda una moda vinculada a la cultura pop, que apasiona a infinidad de personas de todas las edades, así como en un negocio que mueve miles de millones de dólares en todo el mundo. Desde aquel primer cabezón realizado por Mike Becker como seña de identidad de la cadena de restaurantes Big Boy, pasando por sus siguientes diseños que los catapultan como moda fetiche con Marilyn Monroe y Austin Powers, la multinacional no ha dejado de crecer operando ahora con multitud de licencias (Marvel, LucasFilms, Disney, Dc Cómics, Sony entertainment, Warner Bros, Fox…) La fiebre funko es imparable porque existe un prototipo para todo el mundo.

Un belén como nunca habías visto

Fabricados en vinilo de alta calidad, algunos de los personajes de este macro belén incluso rinden tributo a los sanitarios que se han enfrentado al coronavirus. Bob Esponja o Papa Noel se entremezcla con algunos de los héroes de Juego de Tronos como Arya Stark, Tyrion Lannister o Daenerys Targaryen, entre otros, mientras que campanilla vela el sueño en el portal de un niño Jesús encarnado en The Mandalorian de Star Wars. Tampoco falta a este surrealista poblado navideño Mickey Mouse, Scooby Doo, los amigos de South Park, Elsa, de Frozen, Harry Potter el jorobado de Notre Dame.

Carlos Hernández, uno de los autores del belén funko que se exhibe en el centro comercial El Muelle, explica que “hemos montado un belén atípico y divertido utilizando figuras acordes en su mayoría con el tema navideño”. Confiesa que un Mickey disfrazado de Papa Noel fue el inicio de todo. Tras dos meses de intenso trabajo en los que definieron el uso de las figuras y diseñaron la coherencia que había que otorgarle al belén, Gerardo Hernández se puso manos a la obra confeccionando las estructuras de maquetería artesanal que el público podrá contemplar en las que no falta detalle alguno. En las últimas dos semanas quedó definitivamente instalado en el amplio local en el que permanecerá abierto al público en el centro comercial de la zona puerto de la capital grancanaria.

Carlos Hernández, que colecciona funkos desde hace dos años y regenta dos tiendas llamadas Molaserfriqui en la isla que los vende, señala que en Canarias existen muchos coleccionistas de estas divertidas figuras cabezonas, así como un colectivo con perfil el Facebook (funko pop Canarias) que agrupa actualmente a más de dos mil seguidores que organizan eventos, intercambian ejemplares y comentan los nuevos lanzamientos y ‘top sellers’ de la marca. “Se han convertido en objeto de coleccionismo y muchos exclusivos llegan a tasarse por unidad por encima de los mil euros. Tenemos clientes que tienen más de 800 figuras en casa. Algunos funkos de la primera época están ya descatalogados, siendo éstos los más preciados”, señala Hernández, que considera que “más que un producto orientado al consumidor infantil, el funko tiene generalmente un admirador situado entre los 25 y los 50 años”. Las piezas oscilan entre los 15 euros para los de ocho centímetros a los 150 euros de las que llegan a medir 90 centímetros.

El centro comercial promocionará en las redes sociales un concurso vinculado al belén funko más grande de España en el que se reta al público a descubrir una de las figuras que desentonan con en el resto del conjunto, sacarle una fotografía con su móvil y subirla a las redes que da opción a recibir un lote de estos cabezones personajes valorado en 150 euros que cede la firma Molaserfriqui.