Coque Malla: «Estoy muy a gusto en la música, haciendo canciones y yendo de gira»

Coque Malla: «Estoy muy a gusto en la música, haciendo canciones y yendo de gira»

Coque Malla, estará en Lanzarote el próximo 24 de agosto para ofrecer un concierto que comenzará a las 23.00 h. con el grupo “Ciempiés Ni Cabeza” en el Parque Islas Canarias, dentro del programa de actos de las Fiestas de San Ginés 2015.

El cantante, inmerso en la grabación de su próximo disco, se ha “inventado” una “gira fantasma” para no estar tanto tiempo alejado de su público. Una excusa para seguir sintiendo la emoción de subirse a un escenario frente a cientos de personas y ofrecer algunas de esas nuevas canciones junto con otros de sus temas más conocidos.

Este nuevo disco, que ha empezado a grabar en julio, llega tras la intensidad de Termonuclear y lo reflexivo de Mujeres. ¿Con qué sorprenderá en Lanzarote y qué nos puede contar de este nuevo trabajo?

El concierto en Lanzarote va a seguir el espíritu de esta gira “rara”, porque ya no iba a tocar sino a desaparecer un tiempo y encerrarme a grabar ese nuevo disco. Luego pensamos que iba a ser demasiado tiempo sin tocar y, como nos gusta mucho el escenario, se me ocurrió esta “excusa” para poder volver a tocar, una cantidad pequeña de conciertos para hacer algo especial que no habíamos hecho y tocar alguna de las canciones del disco nuevo antes de que estuviesen terminadas, grabadas… En teoría no es un concierto de presentación del disco nuevo. Es un experimento, un proceso que no se suele hacer. El año que viene ya saldrá el disco y volveré a cantar en una gira normal.

COQUE MALLA gira fantasmaEsta “Gira fantasma” ha conseguido agotar las entradas en algunos conciertos. ¿Cómo está resultando la experiencia?

Está siendo maravilloso. Esta gira ha tenido mucho sentido unida con el ciclo “Live the Roof”, un ciclo de ocho o nueve conciertos que se hace en la Península, donde varios artistas tocamos en terrazas de hoteles, para muy poquita gente en acústico, sólo con la guitarra, entonces ahí tenía muchísimo sentido. Toda la primera parte del show eran las canciones nuevas y yo iba explicándole a la gente por donde íbamos a tirar, les hacía preguntas, muy interactivo… Y eso ha sido maravilloso. Lo de Lanzarote y algunos conciertos más, son conciertos más al uso digamos, con la banda, mucha gente…

Este año también se ha lanzado una edición limitada de “Canta a Rubén Blades”, grabado en directo en el año 2012. ¿Por qué este homenaje ahora, casi tres años después de su grabación?

Soy fan de Rubén desde hace muchísimos años, lo descubrí con veinte años y su influencia, absolutamente, es importante, es decir, sus canciones, sus letras, sobre todo, vamos de todo, de su voz, del personaje… Soy muy fan. No soy un gran consumidor de salsa pero Rubén es otra cosa para mí, es salsa por supuesto, pero es alguien sustancial al margen de la salsa y a mí me atrapó. Mi devoción por su música está a la altura de la admiración que tengo por la música de los que han sido mis maestros como los Rolling Stones, Bob Dylan, David Bowie… Rubén Blades está a ese nivel, siendo alguien que no tiene nada que ver con esa música, es un caso aislado. Hace unos años vino a tocar a Madrid, fui a verle y flipe con el concierto como un enano iluminándose la luz que me decía “yo tengo que cantar esto”. Llevo años y años cantando esto apasionadamente y por qué no inventarnos algo y hacerlo en un sitio aquí, en Madrid. Y fue en el Café Central, un lugar pequeño pero perfecto donde se hacen conciertos de jazz, con muchísima historia y donde ha estado gente muy grande y prestigiosa. Lo grabé sin mucha esperanza de que el disco fuera editado y hace poco mi compañía me dijo que lo iba a editar. Y bueno, no es un super-disco en directo, está grabado muy precariamente, pero sí es un documento interesante porque es muy peculiar que alguien como yo que se dedica al rock, al pop, cante salsa.

Hace poco más de un año anunciaba su intención de “cerrar una etapa” y decidió irse a México. ¿Por qué a México?

Bueno, México es posiblemente el altavoz más alto para todo Latinoamérica, es un mercado que, ahora mismo, está explosión total, hay una pasión y un respeto, un cariño por el arte y la música… que yo creo que aquí no tenemos por lo menos de esa manera, y en algún momento había que hacerlo. Siempre había pensado con ir a Latinoamérica, no sólo a México sino Chile y toda Latinoamérica. Nunca había encontrado el momento y el año pasado ya lo puse en marcha.

¿Cómo le ha afectado la “crisis” en la que aún estamos envueltos?

Pues la verdad es que he tenido mucha suerte, pero ha sido casualidad algo personal. Justo en la etapa de la crisis yo venía con una época en la que me costaba mucho hacerle entender a la gente que Los Ronaldos se habían acabado, que lo que yo estaba haciendo era una cosa distinta. Eso ha costado mucho. Y derepente… pues la cosa funcionó, enganchó. Y con la obra “La hora de los gigantes” eso cambió, empezó a venir mucho público para ver lo que estaba haciendo yo ahora sin interesarse especialmente en Los Ronaldos. Y todo ha ido creciendo.

Y en el ámbito de la política, concretamente en Madrid, se van viendo ciertos cambios. ¿Cree que en las próximas elecciones se reforzará ese cambio?

No tengo ni idea, eso hay que verlo. Hombre ya la intención parece mucho más sensata respecto a la cultura y las políticas que ha habido hasta ahora.

No podemos olvidarnos de su faceta como actor. ¿Hay algún trabajo de interpretación a la vista?

No, de momento no. Yo estoy muy a gusto en la música, haciendo canciones y yendo de gira. Y la profesión de actor pues es eso, una profesión a la que hay que dedicar tu vida entera, todas tus energías, todo tu tiempo, toda tu pasión. Yo eso lo hago con la música y se nota. Pero bueno, pasa que de vez en cuando aparece una película con un guión bonito y si no estoy en medio de un disco o una gira, tengo tiempo y me implico.