Pasamos el equivalente a 34 años de nuestras vidas mirando pantallas

Pasamos el equivalente a 34 años de nuestras vidas mirando pantallas

Se pasan hasta tres horas y media al día mirando las pantallas de
televisión, con al menos cuatro horas los ordenadores portátiles y dos
horas y 25 minutos los teléfonos.
● El adulto promedio tarda menos de 20 minutos en mirar una pantalla
después de despertarse cada día, y casi un tercio lo mira en cinco
minutos.
● 4 de cada 10 rara vez se acuerdan de descansar los ojos cada hora,
mientras que el 12 por ciento nunca se toma un descanso.
Martes, 7 de julio. Según una encuesta realizada por Vision Direct se dedican más de
4.866 horas al año frente a aparatos como teléfonos, ordenadores portátiles y
televisores. Esto equivale a unas asombrosas 301,733 horas durante la vida adulta
promedio de 62 años. Se pasan hasta tres horas y media al día mirando las pantallas
de televisión, con al menos cuatro horas los ordenadores portátiles y dos horas y 25
minutos los teléfonos. Los lectores electrónicos y las consolas también se suman al
tiempo de pantalla diario de un adulto a más de 13 horas por día.
Pero las personas creen que menos de la mitad del tiempo que pasan en estos
dispositivos es «productivo». A pesar de ello, el 64 por ciento admitió que no sabrían
qué hacer sin su tiempo frente a la pantalla, especialmente durante las actuales
medidas de distanciamiento social. El diecisiete por ciento incluso llegaría a decir que
se sienten ansiosos si están lejos de su teléfono durante demasiado tiempo.
Benjamin Dumaine, óptico y Jefe de Desarrollo Comercial de Vision Direct, «Tenemos
la suerte de tener dispositivos que nos conectan con el mundo exterior. Una pandemia
similar que tuviese lugar hace 30 o 40 años habría ocasionado que las personas se
enfrentaran a la falta de contacto de maneras muy diferentes. Sin embargo, es
importante ser consciente de lo que puede hacer el exceso de tiempo de pantalla en
términos de salud ocular y estar al tanto de cuando se trata de pantallas. Sugerimos
aprovechar al máximo los consejos del gobierno para hacer ejercicio una vez al día,
para ayudar a dar una pausa al tiempo frente a las pantallas».
El adulto promedio tarda menos de 20 minutos en mirar una pantalla después de
despertarse cada día, y casi un tercio lo mira en cinco minutos. Los ordenadores
portátiles o las pantallas de los ordenadores son los que más tiempo suponen,
seguidas de teléfonos, televisores y tablets. Poco menos de una décima parte de la
población se describe como «sorprendida» por la cantidad de tiempo que pasan frente
a la pantalla, mientras que el 19 por ciento lo considera preocupante. Es preocupante
que más de la mitad de los adultos dicen que sus ojos pueden sentirse tensos al mirar
demasiado tiempo las pantallas.
Sin embargo, cuatro de cada 10 rara vez se acuerdan de descansar los ojos cada
hora, mientras que el 12 por ciento nunca se toma un descanso. Además del impacto
físico del exceso de tiempo de pantalla, la investigación encontró que puede tener un
efecto en las relaciones y el tiempo en familia.Poco menos de una cuarta parte de las
personas que tienen una relación han tenido una discusión con su pareja sobre el
tiempo que pasan mirando las pantallas. Cuatro de cada 10 padres piensan que sus
hijos pasan demasiado tiempo pegados a sus consolas o teléfonos, y a un quinto les

resulta difícil administrar cuánto tiempo pasan frente a la pantalla. Otro 12 por ciento
se siente culpable por el tiempo que pasan sus hijos mirando televisores u
ordenadores. Pero más de dos tercios se sienten hipócritas por regañar a sus hijos
sobre el tiempo frente a la pantalla, cuando los adultos en la casa son igual de
culpables.
Desde que se introdujeron medidas de confinamiento, la cantidad de videollamadas
que el británico promedio tendría una semana se ha más que duplicado, según las
cifras de OnePoll.com.Benjamin Dumaine agregó: «Hay aspectos positivos y negativos
con el tiempo de pantalla, pero siempre que las personas son conscientes de cuándo
limitar el uso, no hay necesidad de que haya daños a largo plazo. Las pantallas juegan
un papel muy valioso en nuestras vidas, ahora más que nunca, y si las personas
siguen nuestras pautas pueden mantener una buena salud ocular».