Hallazgo de estructuras soterradas de hábitat y defensivas en el Rubicón

Hallazgo de estructuras soterradas de hábitat y defensivas en el Rubicón

La nueva campaña arqueológica en el yacimiento de San Marcial del Rubicón avanza con el apoyo del Gobierno de Canarias, el Ayuntamiento de Yaiza y las dos universidades públicas canarias. Un equipo de quince personas completa su tercera semana de trabajo de campo de las siete previstas en esta nueva fase

El proyecto de investigación arqueológica en San Marcial de Rubicón, en el municipio de Yaiza, empieza una segunda fase dentro del nuevo convenio firmado entre el Gobierno de Canarias, el Ayuntamiento de Yaiza y las universidades públicas de La Laguna y Las Palmas de Gran Canaria. Esta campaña desarrollada en el primer asentamiento europeo permanente de Canarias tiene como objetivo avanzar en las diferentes unidades arqueológicas a través de sondeos, excavaciones y sobre todo, prospecciones geofísicas, tanto terrestres como marinas, para localizar posibles estructuras soterradas, y sí que se han encontrado.

El yacimiento de San Marcial de Rubicón es un enclave arqueológico de alto nivel científico y patrimonial ya que muestra los primeros contactos entre la cultura europea y aborigen en el siglo XV. Desde esta zona se inicia el proceso de exploración y conquista del Archipiélago canario, lo cual supuso la construcción de elementos arquitectónicos que se vienen descubriendo en las últimas décadas como una torre-fortaleza, una iglesia, unos pozos, así como otras estructuras relacionadas con el asentamiento. Además, en este núcleo también se encuentran otras formaciones sociales propias de los antiguos habitantes de la Isla, como una necrópolis.

El propósito global de este proyecto es avanzar en el conocimiento de este destacado yacimiento, promoviendo su investigación, la conservación y protección de su patrimonio, así como su difusión y puesta en valor. Entre las líneas de actuación de esta nueva campaña se desarrollan trabajos arqueológicos tales como prospecciones superficiales y geofísicas, sondeos y excavaciones en extensión y prospección geofísica y subacuática de la zona litoral del yacimiento. A estas actuaciones principales se añadirán las intervenciones que se deriven de ellas, como restauración y consolidación de las unidades exhumadas que lo requieran, así como el estudio de los materiales arqueológicos resultantes.

Primeros resultados

Los resultados de los primeros días de trabajo arqueológico en San Marcial del Rubicón han arrojado buenos resultados, seleccionando tres puntos de interés. El primero, donde se observó una roca trabajada desde la que han aflorado “estructuras de mampostería con niveles de ocupación asociados a vertederos del siglo XV, apareciendo cerámicas aborígenes y coloniales, así como restos de consumo”, indican el arqueólogo Miguel Ángel Hervás y la codirectora de la investigación, Esther Chávez. La segunda zona intervenida, “es donde en los años 80 ya se habían identificado por los profesores Tejera Gaspar y Aznar Vallejo algunas estructuras y, en efecto, ha aparecido una habitación con nivel de ocupación y varios hogares asociados junto a materiales propios del siglo XV”, añaden.

Por último, explican que se tenían evidencias aportadas por el georradar, en la zona de mayor valor estratégico para la defensa del lugar, “que nos ha permitido constatar un tramo de estructura mural de casi dos metros de espesor, asociado a lo que las fuentes escritas denominan el Castillo del Rubicón, siendo uno de los grandes hallazgos de la campaña”.

La directora general de Patrimonio Cultural, Nona Perera, pone de relieve que esta actuación es “integral y multidisciplinar al utilizar tanto las fuentes documentales como las técnicas actuales de investigación que nos conducen a aumentar el conocimiento de lo que aquí sucedió, más allá de la fundación de la ciudad en 1408, sino desde el primer asentamiento humano”. La titular del Área de Patrimonio del Gobierno destacó, además, que “se cuenta con un equipo de 15 personas, entre las que se encuentran estudiantes de las dos universidades canarias, aprovechando esta intervención para su formación. Asimismo, manifestó que “se plantea la instalación de paneles informativos provisionales y la reconducción de senderos para evitar posibles pérdidas o alteraciones en el estado de conservación de las estructuras visibles”.

Por su parte, el alcalde del municipio de Yaiza, Óscar Noda, declaró “la apuesta de su corporación por la investigación de esta zona arqueológica, porque estamos pisando la historia, no solo de Yaiza sino de Canarias”. El alcalde destacó “la importancia de la divulgación para trasladar el valor de su protección, para lo que en un futuro se organizarán visitas guiadas”. Óscar Noda hizo el recorrido por el yacimiento junto a la concejala de Patrimonio de Yaiza, Silvia Santana, comprobando el avance de la investigación en la tercera semana de esta fase de cuatro semanas de trabajo.

Nuevas metodologías

A través de la metodología propia de la prospección superficial, la prospección geofísica y la de excavación estratigráfica se van a definir claramente los límites de la zona arqueológica y reconocer posibles estructuras dentro de la misma, así como registrar los materiales arqueológicos localizados a nivel superficial en las fichas correspondientes.

La prospección geofísica terrestre se usa para detectar las estructuras soterradas con métodos no destructivos, ya que asegura una profundidad de investigación de aproximadamente dos metros sobre el área arqueológica. Complementaria a esta acción, se propone la realización de una prospección mediante tomografía eléctrica (ERT) de manera que apoye la interpretación de los resultados que se obtengan mediante el georradar para obtener información del contexto geoarqueológico a una profundidad de 6 metros aproximadamente.

En cuanto a la prospección subacuática, un método pionero en este yacimiento, permite hacer un sondeo en la costa por medio de una manga de succión con la retirada del depósito estratigráfico y averiguar si hay presencia de restos materiales en el paquete sedimentario. En principio no se contempla la extracción de material del medio marino, solo aquellos objetos que cuenten con un riesgo de deterioro o desaparición alto.