<strong>Proteger la salud de las plantas para cuidar la agricultura en la región macaronésica</strong>

Proteger la salud de las plantas para cuidar la agricultura en la región macaronésica

El proyecto ‘Curentagri’ busca prevenir la entrada de organismos nocivos en los cultivos de Canarias, Madeira, Azores, Cabo Verde y Senegal

La salud de las personas y del planeta está estrechamente relacionada con el cuidado de las plantas. Estas constituyen el 80 % de los alimentos de la población mundial y proporcionan el 98 % del oxígeno que respiramos. Sin embargo, hasta el 40 % de los cultivos alimentarios se pierde cada año a causa de plagas y enfermedades de las plantas, según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

El cambio climático y la acción del hombre alteran los ecosistemas y perjudican la biodiversidad, por lo que se propicia la creación de nichos donde las plagas pueden propagarse con mayor facilidad. Todo esto supone un gran perjuicio para la seguridad alimentaria y la agricultura, lo cual no solo repercute en la salud sino también en la economía y desarrollo de una región.

Con la finalidad de visibilizar la importancia del cuidado de las plantas, cada 12 de mayo se celebra el Día Internacional de la Sanidad Vegetal, cuyo objetivo es subrayar el impacto de la protección de las plantas en la erradicación del hambre, la reducción de la pobreza, la protección del medio ambiente y el impulso del desarrollo económico.

En línea con estos objetivos, la región macaronésica cuenta con una estrategia de cooperación en investigación, desarrollo e innovación en el ámbito de la protección vegetal, financiada por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional. Canarias, Madeira, Azores, Cabo Verde y Senegal participan en el proyecto MAC ‘Cuarentagri’ con el fin de evitar el establecimiento de nuevos organismos nocivos en estas regiones.

Las islas de Azores, Madeira y Canarias, regiones ultraperiféricas de la Unión Europea, y Cabo Verde y Senegal, como Terceros Países, tienen una biodiversidad que no se puede comparar al resto del territorio continental europeo. Estas condiciones permiten el cultivo de vegetales no presentes en el resto de Europa que se ven afectados por diferentes plagas. Además, las particulares condiciones climáticas, la fragmentación del territorio y el alto volumen comercial y turístico de estas regiones las hacen extremadamente vulnerables a la invasión por especies exóticas.

En concreto en el ámbito de Canarias, en el proyecto ‘Cuarentagri’ participa el Gobierno autonómico, la Universidad de La Laguna, GMR Canarias S.A.U. y el Instituto Canario de Investigaciones Agrarias (ICIA).

Piedra-Buena explica que, dentro de los listados de plagas prioritarias o de plagas cuarentenarias que se establecen para Europa, no se incluyen algunas que pueden ser perjudiciales para los cultivos de las zonas macaronésicas, debido a sus condiciones climáticas particulares y a la importancia y variedad de cultivos subtropicales y tropicales que albergan estas regiones.

Para responder a ello, el ICIA está llevando a cabo una serie de ensayos con feromonas y otros atrayentes  con el objetivo de mejorar las metodologías de detección y de identificación con las que establecer redes de alerta eficaces que permitan detectar precozmente a los posibles organismos nocivos. La investigadora de la Unidad de Protección Vegetal del ICIA Ana Piedra-Buena detalla que “el objetivo del proyecto es prevenir la entrada de plagas y enfermedades que no están aún presentes en nuestro territorio”.

Paralelamente, el ICIA participa en las instancias de formación interna, así como en  la difusión de información y la formación externa sobre sanidad vegetal para técnicos, agricultores y público en general. Este año se elaborarán y difundirán folletos informativos de las plagas ante las cuales los agricultores tienen que estar atentos por su peligrosidad para los cultivos locales.

“Las personas deben ser conscientes de que el movimiento de material sin control de un lado a otro puede ser una vía de entrada de patógenos o de plagas que pueden ser muy problemáticos”, recalca la investigadora.

La Consejera de Agricultura, Ganadería y Pesca del Gobierno de Canarias, Alicia Vanoostende, hace hincapié en la necesidad de seguir trabajando de forma conjunta desde las distintas administraciones públicas en la prevención de la entrada de nuevas plagas en las islas, así como en la lucha y erradicación de las ya existentes. En este sentido, explicó que gracias a proyectos como el de ‘Cuarentagri’ se podrán establecer redes de alerta temprana y proponer medidas de actuación ante los riesgos detectados, con el objeto de proteger las producciones agrícolas locales, el medio ambiente y la salud de la ciudadanía.